El cuidado de la piel también es protagonista. A las manos expertas de la esteticista y a la aparatología necesaria hay que sumar los mejores productos para obtener unos resultados óptimos tanto en el rostro como en el cuerpo.